Los toldos fueron vistos por primera vez en el Coliseo de Roma. En esos tiempos, se extendía un tipo de toldo desplegable llamado “velario”, que protegía del sol a los asistentes al evento.

Era fabricado con el mismo tipo de lona de las velas de los barcos, Luego fue sustituida por un material más ligero: el lino.

El “velario” se abría y cerraba con una estructura de red de cuerdas, así que, como podemos ver, ya en la antigua Roma había una tradición y una tecnología detrás del uso de los toldos.

El primer toldo moderno de que se tiene constancia fue visto en la Exposición Universal de París en 1889.

Fue la empresa A. Fabre que creó el primer toldo con brazo, instalándolos en comercios de la capital francesa, y poco a poco, se fue popularizando.

Este modelo de toldo corresponde a lo que conocemos hoy en día. Su uso era destinado a los empleados para protegerlos del sol y así disminuir las temperaturas en el interior.

Te dejamos enlaces con los modelos de toldos que tenemos a tu disposición para crear o renovar los espacios que estén en tu imaginación.